martes, 7 de mayo de 2013

Güeritos pecosos


Todo quieto, como una fotografía análoga. En completa oscuridad se encuentra el punto, solitario en su plano.
          Solo el blanco y el negro adornan su forma cubícula. Se multiplican los puntos hasta llegar a ser seis. Pero no es uno, son dos. El par que a giros ve el mundo dar vueltas cae sobre la ya común mesa, con sus sillas y los personajes, aquellos ganadores y perdedores.
          Objetos de seis caras, pecoso y observador, gastado estas por el tiempo sin dejar de mostrar que en cada vuelta asomas tu azar. Hasta que llega el momento de la calma y tus caras blancas se oscurecen en las sombras.   

Antes...

No hay comentarios: