miércoles, 5 de junio de 2013

Bolero al niño

Como humo de cigarro te desvaneces entre las sombras

Hombre se oscuridad y de silencio

Sin tu aliento suspicaz con el que creabas armas

hirientes sin medir algún juicio

Semejante hombre, viajero de mente, de entraña lejana

nunca mía y siempre presente

Te esfumas hoy entre las ramas de ese árbol que sembramos

Caminas sin rumbo entre la gente

Midiendo hoy los besos que nos dábamos

Como un suspiro tardado pero inteligente

Al fin dejarte ir y no saber a dónde, me libero y te dejo

Por las calles del puerto valiente


Aun así te grito pendejo. 

No hay comentarios: